Archivo para 6/07/09

EH EDITORES PRESENTA MAÑANA LA NOVELA “EL COLIBRÍ BLANCO”

COLIBRÍ BLANCOLa novela que inaugura la colección de narrativa de EH se presenta en Jerez mañana martes día 7 de julio, a las ocho de la tarde y en la sede de la librería Hojas de Bohemia (Plaza Vargas número 2, duplicado). En ella estará presente el autor de dicha obra, el escritor madrileño Esteban Gutiérrez Gómez. Según Miguel Ángel Zapata, “abandona uno noqueado, felizmente aturdido, las páginas de ‘El colibrí blanco’, la nueva novela de Esteban Gutiérrez, sacudido por una narrativa magistral que desbroza, a camino entre una prosa de trinchera y la iluminación lírica, nuestro episodio histórico más trágico, aportando una visión personal y caleidoscópica” de ella. Un nuevo espacio para encontrarse con los libros

UN LIBRO PARA REFLEXIONAR

Ibn Arabí0001El verano, es una buena ocasión, como vengo repitiendo en estas páginas para la lectura, para encontrarse con otros mundos, otros autores, otras culturas, otros puntos de vista. Hace uno meses, Ediciones El Almendro publicó un libro de Teresa Sibón, profesora de la Universidad de Cádiz, y residente en Jerez, con el título de “Yo, Ibn Arabí”. Como ha afirmado el filósofo Roger Garaudy en su obra Amor humano, amor divino (Ed. El Almendro, 2002, 2ª ed.), “Ibn Arabí, maestro sufí, es uno de los más grandes pensadores místicos españoles. En sus escritos muestra la continuidad que existe entre el amor natural y físico, el amor espiritual y el divino, encarnando en su vida, de la forma más elevada, la vocación de Al-Andalus de constituirse en puente entre Oriente y Occidente… Ibn Arabí, Dante, San Juan de la Cruz y Santa Teresa estuvieron animadosde un fuego de amor similar, un amor universal, lazo de unión de una comunidad sin fronteras, la del Diálogo de las Culturas, de las Civilizaciones y de la Fe”.

Teresa Sibón hace una estupenda y muy documentada biografía novelada del místico andalusí, que ha aparecido en un formato divulgativo y asequible y extraordinariamente ilustrado. Para acercarnos a la autora y a su obra, he charlado con ella. Aquí está el resultado de nuestra conversación.

 

Eres profesora en la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Cádiz, ¿qué importancia tienen libros como éste y colecciones como la que lo alberga para el conocimiento de la historia por parte de las jóvenes generaciones?

Lo que me animó a participar en esta fantástica iniciativa era precisamente las metas que se proponía alcanzar, y confío plenamente en que así sea. Supone una apertura a un pasado haciendo asequible su lectura en el presente. Siempre he pensado que materiales ambiciosos de contenido y forma, asequibles por su lectura adaptada y accesibles a edades de espíritu adolescente deberían formar parte de la biblioteca escolar. Siendo una de las autoras, para quien sea ajeno al quehacer cotidiano de la autora, podría pensar que es solapada publicidad. Mi suerte es que en otras ocasiones lo he defendido con igual o más empeño. Formo a futuros formadores, la responsabilidad hace temblar por dentro, tal y como nos vienen las nuevas generaciones: tan abiertas a las novedades, con gran ambición y lentas a la recepción que invita a sumergirse en el mundo de la lectura.

Teresa Sibón, autora del libro "Yo, Ibn Arabí"

Teresa Sibón, autora del libro "Yo, Ibn Arabí"

¿Crees que son suficientemente conocidos en la actualidad los pensadores, escritores, o místicos, como en este caso, de la España medieval andalusí?

 

Hay asignaturas en Primaria y Secundaria que destacan algunos contenidos, imprescindibles sin duda, y lo afirmo con el conocimiento de que a veces un docente se encuentra en la difícil tesitura de decidir que mantener cada curso según las cualidades de cada grupo. Sé que la Junta de Andalucía es consciente de esa necesidad y potencia el acceso a esos saberes de siempre, de hecho concede ayudas para quienes proponen iniciativas en esta línea, que van desde la incorporación de materias trasversales, o a la inclusión de actividades extraescolares en esta línea. Para los expertos siempre queda la duda de si es suficiente, y tendríamos que hacer más, y llegar a más, y/o hacerlo mejor

¿Hasta qué punto es importante hoy día subrayar y poner de relieve los valores religiosos, humanistas y filosóficos de personalidades, en este caso, del mundo musulmán, como Ibn Arabí?

Por mi parte, como autora me he inclinado más por destacar los humanistas y filosóficos, precisamente por lo que he intentado explicar en las dos preguntas anteriores. Un humanista de pro siempre llega al sentido vertical, de carácter trascendente, que retroalimenta la misma dignidad del ser humano, y contribuye dicha humanidad.

¿Qué subrayarías del pensamiento de este pensador?

Difícil resulta esta tarea de sintetizar. No sé si es justo ceñirme a una cuestión solo, pues Ibn Arabí es en absoluto un pensador complejísimo, -aunque su dirección estuviera siempre informada por la idea de acercarse más y más al conocimiento de Dios-. Alabaría la rectitud de su intención, sobre una terquedad casi recelosa, en llevar a sus seguidores al conocimiento de Dios, con tenaz empeño interior.

Es muy actual ese buscar en quien sabe para aprender más. En árabe el verbo escuchar comparte sinonimia con aprender; en su vida cobra especial elocuencia esta cercanía tan elocuentemente significativa en su persona.

Al final de sus días, se radicaliza un tanto, y personalmente creo cuesta entender algunas de sus decisiones, y comportamientos en esta línea.

La situación que vive el mundo actual de enfrentamiento entre Oriente y Occidente, es evidente, ¿qué puede aportar el conocimiento de otros pensamientos religiosos provenientes de religiones como el Islam, para facilitar un mayor diálogo y un mayor entendimiento?

Perdona que con esta cuestión me haya sonreído. Tengo mucha experiencia personal sobre ese intento de encajar culturas que, a lo largo de mi intrahistoria y de la historia, se han demarcado por su vivencia del monoteísmo. Considero que es necesario, y muy conveniente, respetar nuestras raíces europeas, sin miras a falsearnos por una tolerancia disfrazada de lo políticamente correcto, que a muchos lleva a desvirtuar nuestra identidad en pro del que llega, -bajo la capa de facilitar la integración; y habiendo comprobado en mi persona que en espacio islámico el cristiano está en peligro-. Quien hable de la esa idílica convivencia pretérita de las tres culturas, miente cruelmente; pero sí es cierto que ahora tenemos más recursos para dialogar y pensar, escucharnos y ser escuchados. Utilicémoslo, y eliminemos la violencia de tajo con el arma de la voz, y la palabra dada.

En la línea de Ibn Arabí, en este caso, sintetizaría y tomaría de él su saber escuchar reflexivo, y profundizando sobre lo oído. Los cristianos lo vivimos con ese ímpetu joven y alentador que aprendimos de Juan Pablo II, procurando buscar lo que nos une y no lo que nos separa, después de todo todos somos criaturas de un mismo Dios, el Alabado (que eso significa Alá) –como desde el Islam se le llama-. Es mejor la tolerancia bien vivida, de fondo –sin impuestos por nuestra cabeza, nuestra fe, nuestra pertenencias- y no solo la de palabra.

¿Cómo profesora, como formadora de futuros profesores, crees que es importante acudir a la historia como maestra?

Sin duda. Siempre, y cada día más. ¿Quién no ha barajado la cuestión de la memoria histórica? Para contestarle antes, he tenido que recurrir a nuestras raíces europeas. No solo hay que conocer la historia sino que hemos de suscitar estrategias para reflexionar sobre ella. Seguro que alguna vez usted, como periodista y escritor, está ‘cosechando’ las versiones en esas editoriales, ensayos o libros sobre nuestra historia actual para su redactor en el futuro. Nuestra misión como docentes y formadora de profesionales de la enseñanza es suscitar la necesidad y la motivación de pensar, junto con sus resortes y sus estrategias.

¿Qué ha supuesto esta incursión tuya por la Historia?

Una sonrisa hecha libro, seguro; un guiño a nuestro pasado para seducir el pensar cómo queremos el futuro. He disfrutado muchísimo; máxime porque creo que contribuyo con una meta que vislumbro hoy día como imprescindible y recurrente: saber mirar atrás para labrar el futuro desde nuestro presente social e individual.


julio 2009
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Album de Juan Félix Bellido

  • 88.815 Visitas

Artículos Publicados