ADOLFO ÁLVARO

Foto_adolfoEs triste, pero en este país, nos tenemos que morir para que hagan un elogio nuestro. En vida las cosas son distintas. Y no digo que no se sienta sinceramente la pérdida de este periodista que tantas horas dedicó a la información en esta ciudad y en su entorno. Pero algunas se podrían haber adelantado para satisfacción de este trabajador que tantas horas dedicó al oficio. ¡La de cosas que dicen en vida los que después elevan sentidos panegíricos cuando ya no estamos!. Es curiosa esta característica del ser humano.

Con Adolfo Álvaro me tocaron compartir tres años de trabajo y de muchas complicaciones, cuando comenzó su andadura como jefe de informativos de Onda Jerez. ¡La de luchas que hubo que afrontar entonces! Y lo llovido que estaba el patio. Por eso no quiero que se pierda en la memoria, que tan frágil es en los seres humanos.

Una tarde de verano como hoy, me llevó a Sanlúcar a ver las carreras de caballos en la playa. Fue la única vez que he ido, tengo que confesarlo porque así ha sido. Apostamos juntos en una de las carreras y gané la apuesta, también él, porque aposté a su mismo caballo. Copiar era la única posibilidad que yo tenía para aprobar este examen. De esto era yo novicio y lo sigo siendo. Y él me dijo que era la suerte del principiante. Y tenía razón, porque fue puro juego de azar. Ahora lo recuerdo con ese perpetuo pitillo entre los labios riendo a carcajada de mi torpeza en las apuestas. Parecía serio sin serlo. Y le agradezco que me tratara como a un colega más. Este verano, en el que se ha marchado, se me acumulan los recuerdos, gratos y menos gratos, complicados muchos de ellos, porque no eran tiempos fáciles ni sencillos, pues bien, este verano –y conste que no lo he hecho desde entonces- voy a ir a Sanlúcar a ver las carreras, a donde me llevó por vez primera Adolfo. Fue el único momento “lúdico”, que en medio de tanto trabajo, tanto esfuerzo, de tanto esquivar puñaladas, pude disfrutar con él. Como periodista, tenía el instinto suficiente para ejercerlo, aunque entonces el horno no estuviera para bollos y la mediocridad estuviera instalada en tantos mentideros. Sin tantas parafernalias -no fui ciego para sus defectos, pero tampoco para sus virtudes como periodista- aprecié a Adolfo Álvaro en vida y lo sigo apreciando ahora que se ha marchado. Pero nadie me ha encargado un panegírico, nada me obliga a hacerlo, hace tiempo que dejé de asistir a los entierros para “cumplir”, pero sé hacer tesoro de los recuerdos y apreciar a la gente con las que trabajé por lo que fueron y me demostraron. Mi homenaje es sincero y le agradezco lo que pudo enseñarme. Se ha ido demasiado pronto, para lo que nuestra profesión necesita en Jerez. La esperanza está en los que se quedan y en hollar los caminos que antes recorrieron otros. Gracias a ellos se han ido volviendo más transitables aunque no estén exentos de obstáculos.

Anuncios

0 Responses to “ADOLFO ÁLVARO”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




julio 2009
L M X J V S D
« Jun   Ago »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Album de Juan Félix Bellido

  • 83,775 Visitas

Artículos Publicados


A %d blogueros les gusta esto: