NADIE ACABARÁ CON LOS LIBROS

Leo en estos días con sumo placer un libro editado por Lumen que tiene este hermoso título: Nadie acabará con los libros. Está escrito al alimón por Umberto Eco y Jean-Claude Carrière. En esta época de avances tecnológicos trepidantes, en donde se anuncia la muerte del libro de manera apocalíptica y, desde luego, superficial, es bueno leer a Eco diciendo que “el libro es como la cuchara, el martillo, la rueda, las tijeras. Una vez que se han inventado, no se puede hacer nada mejor. El libro ha superado la prueba del tiempo… Quizás evolucionen sus componentes, quizá sus páginas dejen de ser de papel, pero seguirá siendo lo que es”. Los soportes cambian, la realidad sigue vigente. Y sobre todo, yo estaré aquí escribiendo y vosotros, desde aquella otra pantalla, leyendo, y la información seguirá fluyendo, se seguirá transmitiendo, se seguirá compartiendo. «Escribí sobre este tema hace tiempo –responde Eco en este coloquio con Jean-Claude Carrière sobre los nuevos soportes-, es decir, cuando la pregunta parecía pertinente. A estas alturas, cada vez que alguien me pide que me pronuncie al respecto, no puedo sino repetir el mismo texto. En cualquier caso, nadie se da cuenta de que me repito, porque no hay nada más inédito de lo que ya se ha publicado y, además, porque la opinión pública (o por lo menos los periodistas) tienen siempre la idea fija de que el libro desaparecerá (o quizás los periodistas piensan que son los lectores los que tienen esa idea fija) y todos formulan incansablemente la misma pregunta.

«En realidad hay poco que decir al respecto. Con Internet hemos vuelto a la era alfabética. Si algunos pensamos que habíamos entrado en la civilización de las imágenes, pues bien, el ordenador nos ha vuelto a introducir en la galaxia Gutemberg y todos se ven de nuevo obligados a leer. Para leer es necesario un soporte. Este soporte no puede ser únicamente el ordenador. ¡Pasemos dos horas leyendo una novela en el ordenador y nuestros ojos se convertirán en dos pelotas de tenis! En casa tengo unas gafas Polaroid que me permiten proteger los ojos de las molestias de una lectura constante en pantalla pero no es una solución suficiente. Además, el ordenador depende de la electricidad y no te permite leer en la bañera, ni tumbado de costado en la cama. El libro es, a fin de cuentas, un instrumento más flexible».

Y ante la disyuntiva, Umberto Eco afirma que éste sigue siendo un buen soporte para la lectura o «se inventará algo que se parecerá a lo que el libro nunca ha dejado de ser, incluso antes de la invención de la imprenta. Las variaciones en torno al objeto libro no han modificado su función, ni su sintaxis, desde hace más de quinientos años».

Y ahí es donde vuelve a insistir en que «el libro es como la cuchara, el martillo, la rueda, las tijeras. Una vez que se ha inventado no se puede hacer algo mejor».

Un magnífico libro para entrar en los entresijos más profundos del libro, de su historia, de su mundo.

Anuncios

0 Responses to “NADIE ACABARÁ CON LOS LIBROS”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




julio 2011
L M X J V S D
« Jun   Ago »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Album de Juan Félix Bellido

  • 83,635 Visitas

Artículos Publicados


A %d blogueros les gusta esto: