EL ACTUAL RETO EDUCATIVO

656579_63300800 Cuando en un país, la educación falla, falla la competividad, falla el progreso y, hasta puede fallar la democracia. La educación no es una cuestión de partidos es una cuestión de Estado. De lo contrario,  suceden algunas de las cosas que estamos viendo en España, con pocos o escasos beneficios para la formación, la competitividad y la competencia de las jóvenes generaciones. Consecuencia es que desde que se estableció la democracia en España vamos ya por la séptima ley de educación. No ha sido posible que los partidos políticos se pongan de acuerdo en un gran pacto por la educación que beneficie a todos los españoles. Para complicar un poco más las cosas, las competencias sobre educación están transferidas a los gobiernos de las Comunidades Autónomas. Y, cada una de ellas, cocina la educación como mejor les parece atendiendo a sus intereses particulares. Resultante de ello, que la educación no es igual para todos en la totalidad del territorio nacional.

Para colmo de males, hasta ahora nos hemos dedicado a construir la educación sobre una utopía, del todo demagógica. Hemos pretendido implantar la igualdad sobre presupuestos falaces: igualdad no de oportunidades sino de los individuos a los que se les quiere nivelar, a la baja. «La sugerencia de que a distintas capacidades corresponden distintos cauces de enseñanza será rechazada como discriminatoria, marginadora, perpetuadora de desigualdades sociales, injusta en definitiva para los que se tratan de apartar. Los derechos de los que realmente quieren estudiar al parecer no cuentan».

Así, «los informes internacionales sobre la situación actual de la enseñanza en España no pueden ser más desalentadores ni más precisos: los alumnos españoles ocupan las últimas plazas en lo referente  a currículo académico. Si hace dos décadas se podía presumir de tener la generación más formada de España, ahora hay que lamentar que los miembros de las jóvenes generaciones sean de las menos preparadas desde que existe la enseñanza obligatoria», como afirmaba, Luis Silgo Gauche en el digital lasprovincias.es.

Mal panorama. No estamos bien formados y, en consecuencia, somos menos libres y nada competitivos. Téngase en cuenta que el 36% de la población entre 25 y 29 años tiene sólo formación escolar básica, es decir, que no ha acabado la Secundaria Obligatoria , que es hasta los 16 años. Por otro lado, sólo un 27% de esa población joven tiene estudios secundarios superiores mientras que la media europea con esta formación es del 49%.

Como afirma Paloma Diaz Sotero «junto al del abandono escolar temprano, el otro dato que avergüenza a España es el resultado que nuestros alumnos de 15 años obtienen en las pruebas internacionales de la OCDE: el estudio PISA. Aquí no remontamos posiciones nunca. Seguimos atascados por debajo del promedio de los resultados».

Fracaso escolar, altos índices de paro juvenil (57,22%) dan como resultado que se ha disparado el número de jóvenes en España que ni estudian ni trabajan, englobados bajo el apelativo de Generación nini. El 23,7% de los españoles de entre 15 y 29 años se encuentran en esta situación. España es el país europeo con el porcentaje más alto, casi ocho puntos por encima de la media de los países desarrollados.

Los retos, pues, de la educación en España no son pocos y, desde luego, son determinantes para construir el futuro de este país y ajustar nuestro paso al de los países más avanzados del entorno europeo. «En la actual sociedad del conocimiento,– escribe Manuel Salas Velasco-  la educación asume un papel crucial en la transmisión del saber cien­tífico y tecnológico, y de capacidades analíticas y profesionales. El desarrollo de una economía basada en el conocimiento y la innovación es, de hecho, uno de los motores clave del crecimiento identificados por la Unión Europea para salir de la crisis y preparar las economías europeas de cara a la próxima década. Entre otros objetivos, la Estrategia Europa 2020 de la UE establece la reducción de la tasa de abandono escolar temprano a menos de un 10 por ciento y que al menos el 40 por ciento de las personas de 30 a 34 años tengan estudios terciarios. España debe reducir la tasa de abandono escolar en las etapas preuniversitarias —actualmente del 30 por ciento, estando entre los países europeos con mayores tasas— y animar a que la gente joven continúe estudios superiores, bien una formación profesional de grado superior, bien un título de grado universitario». En España afrontar estos retos es ineludible y, desde luego, inseparables de una regeneración social, política y moral.

Anuncios

0 Responses to “EL ACTUAL RETO EDUCATIVO”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




mayo 2013
L M X J V S D
« Abr   Jun »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Album de Juan Félix Bellido

  • 83,775 Visitas

Artículos Publicados


A %d blogueros les gusta esto: