ELOGIO DEL EDITOR

Un editor no enseña a escribir a nadie, pero sí permite al autor comprender mejor su obra al observarla desde fuera, ayudándole en el largo proceso de transformación que se inicia con un proyecto, o con un primer manuscrito, y que finaliza en un libro. La opinión del editor ayuda al escritor a comprender el significado de su propia escritura. La mirada externa también le ayudará a contrastar la propia calidad de lo que escribe. Puede que se valore en demasía o que, por el contrario, se minusvalore.
untitledUna editorial crea colecciones, selecciona autores, rastrea talentos, pule los diamantes en bruto, apoya psicológica y profesionalmente a los que comienzan, les ayuda a mejorar su obra, encarga libros, los compone, los titula. Una editorial no es una imprenta, desarrolla un trabajo creativo e intelectual, imprescindible para que el libro llegue a nacer. Hay manuscritos que el autor entrega bien escritos y estructurados, lo que facilita las tareas de edición. En ese caso bastará con una somera corrección ortotipográfica, que siempre resulta obligada e imprescindible. Pero en otras muchas ocasiones, el manuscrito presenta deficiencias de estilo, o redundancias, o faltas de tensión en la trama, o incoherencias en sus personajes. La tarea del editor resulta entonces mucho más compleja.
Desde la corrección de estilo hasta propuestas de diversa naturaleza para mejorar el manuscrito, escritor y editor deben trabajar mano a mano hasta conseguir que el libro salga redondo.A pesar de sus crisis matrimoniales, la pareja editor-autor está condenada a entenderse».

Ser editor hoy. Una especie de radar, como alguno lo ha definido o una esponja capaz de absorber todo lo que el lector busca y espera; un adelantado de su tiempo, que impulsa las nuevas creaciones, los nuevos conocimientos, los interrogantes que se plantea el hombre de su tiempo para darle respuestas. Y para rescatar todo lo bueno que nos ha legado la historia, recuperándolo.

Un editor sin valores y sin criterios de elección coherentes, difícilmente logrará ejercer su función. La industria del libro tiene que conseguir niveles de rentabilidad y de sostenibilidad razonables, pero no será nunca lo mismo que la industria de sardinas conserva. Editar, puede ser una profesión maravillosa. Tener la oportunidad de ejercerla conlleva cierto riesgo, pero abre la puerta a un tesoro inmenso. No es un lugar común, es un deseo, aunque tan pervertida está la industria editorial, que es difícil hallar a estos editores. Porque también la industria editorial es reflejo de la sociedad que vivimos. Y en esta sociedad el altar se le pone al beneficio económico, así que no es difícil constatar que Belén Esteban puede vender más libros que el mismísimo Miguel de Cervantes. Y es que Belén Esteban sale más en la tele que D. Miguel. Y dice cada cosa… Cuestión de peso.

(Tomado del libro Historia de una llave)

Anuncios

0 Responses to “ELOGIO DEL EDITOR”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




diciembre 2013
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Album de Juan Félix Bellido

  • 83,265 Visitas

Artículos Publicados


A %d blogueros les gusta esto: